Cargando

Los tres leones

leon

Los tres leones

Hace unos días escuchaba anonadado como un familiar le explicaba a nuestro sobrino un cuento para que se acabara el plato que estaba comiendo. Debo reconocer que mi sobrino no le hizo mucho caso pero yo no deje nada en mi plato pensando en la semejanza de la historia con las dificultades de algún proyecto que en estos momentos estoy gestionando.

No hace mucho, en una selva de África vivían, entre todos los animales, tres leones. Un día el mono, el representante electo de los animales, convocó una reunión para pedirles una toma de decisión:

“Todos nosotros sabemos que el león es el rey de la Selva, pero en la nuestra se produce un vacío de poder porque coexisten tres leones ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia?, ¿Cuál de ellos deberá ser nuestro rey?”.

“El más fuerte, el más fuerte.” – Gritaron desde el fondo algunas representantes de las leopardos.

Los tres leones, que habían compartido infancia, eran muy amigos y sabían que los tres eran fuertes.

Los leones comentaron entre sí: “Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener tres reyes. Pero no queremos luchar entre nosotros ya que somos muy amigos y, si lo hacemos, con nuestra fuerza, alguno saldrá mal herido. ¿Cómo podemos descubrir quién es el elegido?”.

Después de exponerlo abiertamente a la Asamblea de animales, y después de mucho deliberar llegaron a una decisión y se la comunicaron a los tres leones:

“Hemos encontramos una solución muy simple para esta situación. Los tres deben demostrar su valor y llegar a la cima de la Gran Montaña. El que llegue primero a la cima será consagrado como nuestro rey”.

La Gran Montaña era la más alta y complicada de escalar de toda la selva, pero los tres leones aceptaron el reto.

El día de la escalada todos los animales se concentraron para asistir al gran evento.

El primer león escaló y escaló, pero no pudo llegar.

El segundo alcanzó altas cotas pero también fue derrotado.

El tercer león, como el segundo, tampoco lo pudo conseguir.

La Asamblea de animales estaba impaciente y confundida; si ninguno de los tres leones alcanzó la cima, ¿Cómo elegirían un rey?.

En ese momento, un águila, tan anciana como sabia, pidió la palabra: “¡Yo sé quién debe ser el rey!”.

Se hizo un gran silencio y todos los animales la miraron con gran expectativa… “¿Quién?”, preguntaron.

Es simple…” dijo el águila. “Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados de su escalada por la Gran Montaña, escuché lo que cada uno dijo a la Montaña.

El primer león dijo: – ¡Gran Montaña, me has vencido!.

El segundo león dijo: – ¡Gran Montaña, me has derrotado!.

El tercer león dijo:- ¡Gran Montaña, no he podido contigo… por ahora!. Pero ahora ya sé como volver y vencerte.

La diferencia, completó el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió, y quien piensa así es el rey de sí mismo y por tanto está preparado para ser rey de los demás”.

Los animales aplaudieron entusiasmadamente al tercer león que fue coronado… ¡el rey de la Selva!.

En nuestra selva de los negocios particular, la principal dificultad al implantar un proyecto, ya sea de Calidad, de Medio Ambiente, de Prevención, Cuadro de Mando, o cualquier otro, es la ausencia de un líder que crea en las posibilidades del proyecto.

J.M. Juran afirmó que “Todas las revoluciones en calidad total que han tenido éxito en las empresas han implicado el liderazgo y el compromiso de la alta dirección. No conozco ninguna excepción”

Ante tal contundencia no me permito pasar estas palabras por alto y repaso mis propias experiencias, tanto positivas como negativas y, no hay duda, la correlación entre liderazgo de dirección y éxito de proyecto es muy marcada.

Por ello, entiendo que es vital la existencia de un líder con autoridad y credibilidad, quien no sólo ha visto el proyecto como una oportunidad de crecimiento para la empresa, sino que además de participar en su planificación, dirige la puesta en marcha del proyecto para garantizar su éxito.

Un líder convencido en el proyecto, que entusiasme con sus acciones al resto de miembros que participen, un ejemplo y referente para todos.

Una figura dinamizadora que cree y mantenga un ambiente que favorezca la involucración del personal, delegando las acciones que surjan durante el proyecto, e incentivando a la participación de todo el equipo. Capaz de aceptar aportaciones de nuevos puntos de vista que puedan romper con su forma de encara el negocio.

Sólo alguien con este perfil, puede guiar a todos hacia el éxito del proyecto alineando las acciones de los participantes para dirigirlos en la misma dirección, y haciendo uso de la confianza en sí mismo y en el proyecto para resolver cualquier dificultad de las que seguro se encontraran por la senda del proyecto.